Diabla se queda en casa con Made Studio

Borja García y Laura Ros, los creativos tras la firma de arquitectura Made Studio, son los artífices de la familia Arp, que verá la luz a principios de verano. Arp encarna su aproximación al diseño como algo tan emocional como racional que tiene como principal objetivo, ni más ni menos, mejorar la vida de las personas y el mundo que habitan. 

La serie, compuesta de butaca, sofá de dos y tres plazas, y mesita baja, destaca por su carácter contemporáneo y arquitectónico. Arp constituye una abstracción de las piezas de mobiliario de hierro fundido y la arquitectura tectónica del siglo XIX, reinterpretado todo ello desde la innovación y el diseño contemporáneos.

DIABLA es la marca más joven y fresca del Grupo Gandiablasco ¿Qué creéis que nos hace especiales?

Diabla es la marca soñada para cualquier creativo. Una marca atrevida, con cierta irreverencia y con una inmensa profundidad expresiva, capaz de lanzar al mercado productos inesperados y sugerentes. Tenéis un carácter especial desde los inicios, con una identidad muy formada y clara de entender. Así la vemos nosotros, ha sido una gran oportunidad poder formar parte de la familia Diabla a través de Arp. 

Sois diseñadores industriales y arquitectos, ¿cómo creéis que se complementan estas dos facetas en vuestras creaciones? ¿Tiene algo de inspiración arquitectónica vuestra nueva colección ARP para DIABLA?

Nuestro equipo combina las dos disciplinas y esto es parte fundamental de nuestro ADN. No hay proyecto que no esté alimentado por ambas partes, cada una suma su visión. El diseño industrial aporta una visión fundamental de contacto con el usuario y con el mercado mientras que la arquitectura aporta el escenario para el producto. Siempre imaginamos el lugar que el producto podría habitar, su carácter y su identidad. Al margen de esto, por supuesto las referencias de ambas disciplinas siempre están presentes en nuestro proceso creativo. 

Bocetos ARP

¿A qué se debe el nombre de esta colección?

El concepto general de la colección radica en la proliferación del uso del metal en la Inglaterra del XIX, cuando el Crystal Palace se posicionó como máximo exponente de las posibilidades estructurales y compositivas de este material. Esto da pie al motivo característico de la colección en todos sus respaldos, una sucesión geométrica construida a base de lineas verticales de aluminio que nos recuerda a las cuerdas de un arpa.

Confesáis ser amantes de los materiales, ¿qué tiene de especial el aluminio?

El aluminio es un material cercano a la perfección. Tiene un registro expresivo muy amplio, capaz de adoptar innumerables formas. Su comportamiento en exterior es casi inalterable en el tiempo y sus diferentes formas de acabarlo lo hacen casi infinito en posibilidades. La luz que devuelve un acabado anodizado es mágica, llena de matices, mientras que en crudo se muestra rudo y sincero. Y por supuesto a través del termolacado el abanico cromático se multiplica. Llevamos años trabajando con él tanto en producto como en arquitectura y no deja de sorprendernos.

ARP también tiene un fuerte componente textil. ¿Qué valores aporta esto teniendo en cuenta que se trata de asientos de exterior?

Efectivamente la parte textil de Arp es gran parte de su carisma e identidad. Hemos querido sumar estas dos fortalezas, el aluminio para su componente estructural y todo el cuerpo textil para su cara más cercana y confortable. Queríamos hacer una pieza desenfadada, cómoda y muy amable, por eso los cojines de respaldo son más arbitrarios en dimensión y color, buscando un enfoque más personal.

Made Studio en casa

De todos los colores que ofrece nuestra gama cromática, que ofrece decenas de posibilidades, ¿cuál sería vuestra elección monocromática favorita? ¿Y una combinación arriesgada pero atractiva?

Si hablamos de monocolor, apostaríamos por un Navy blue, y en caso de buscar algo más arriesgado iríamos a un Terracotta en estructura con cojines Beige, Peach y Red Wine.

¿Qué significado tienen los espacios al aire de libre para vosotros?

¡Prácticamente todo! Cualquiera que sea nuestro escenario soñado, está siempre vinculado al espacio exterior. Bien sea un lugar natural o una obra arquitectónica, la relación con el entorno y en concreto el hecho de habitar el espacio exterior nos seduce profundamente. Probablemente nuestra pasión por el mobiliario de exterior está directamente relacionada con este hecho.

¿En qué espacios exteriores, privados o contract, os gusta imaginar a ARP?

Arp es muy camaleónica debido a sus múltiples configuraciones posibles y sobre todo a su adaptación cromática, que le permiten encajar en casi a cualquier espacio. La realidad es que lo imaginamos en entornos de cierta tranquilidad, espacios sinceros, sin pretensiones, que se presten a la vida relajada y amable de una tarde de verano.

Made Studio en casa

¿Qué tipo de combinaciones podéis crear con los elementos que crean esta colección?

Están concebidos para funcionar de manera autónoma, bien sea una butaca en un balcón o un sofá en un pequeño porche, pero por supuesto cuando se configuran de manera conjunta y se combinan entre sí las posibilidades se multiplican, pudiendo resolver un lobby exterior de un hotel o zonas de relax en una residencia privada.

Como es habitual en las creaciones de Made Studio, Arp expresa la íntima conexión de sus autores con el diseño de producto y la arquitectura a través del trabajo hecho con extremo cuidado desde el concepto hasta el último detalle.

La fuerza estética y la magnética puesta en escena de Arp solo es igualada por la importancia que ha tenido la dimensión estructural y constructiva en su concepción. Geométrica y audaz, promete, no solo aportar valor y funcionalidad a espacios exteriores de todo tipo, sino también atraer todas las miradas.

Más próximamente…